Un pan vegetariano

Estoy a come y come verduritas. Tengo una semana comiéndome una manzana al día. Esto puede sonar muy normal. Pero no para mí. Siempre les he tenido una aversión tremenda a lo comestible del reino vegetal. Soy una carnívora -eso creía- irredenta.
Pero la colitis me volvió a agarrar. El sábado definitivamente la reconocí. “Ah…estás de vuelta méndiga”-pensé. La tuve en 2006. Y ha regresado. Debe ser debido al síndrome post-expo que traigo. La aparente resequedad de las ideas. Y el tremendo calor que impera en la ciudad.
Hay cosas que me resultan difíciles de digerir en mi vida. Y qué cosa, hace una semana sentí mucha paz. Hoy sigo preparando bastidores. Tengo un tremendo mugrero. Mi cumpleaños está a la vuelta de la esquina y no quisiera seguir con la señorita Itis de visita.
Pero ni modo. A fluir. A seguir mis propios consejos. Hoy entrevisté a una chica que lee las cartas en el mercado Corona, tuvimos tan buena química que ya nomás nos faltaba el cafecito caray.
Y esta semana debe cambiar la cosa. Pero eso está en mis manos. Qué alivio.

Cuídense,

D.

Deja un comentario / Leave a reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *