Tejido Cicatrizal

Klodia finalmente recibe a un paciente, pero estando aún muy distraída por la angustia de la flor, no repara en que este hombre vino hace muy recientemente y, yendo en contra de una de las primeras leyes de las emociontomías, que dice que debe pasar una considerable cantidad de tiempo entre una y otra, le abre el pecho sólo para darse cuenta de que sin querer le ha provocado la muerte. Klodia llora, dándose cuenta de que ese paciente había venido a morir en sus manos. Igual que la flor. Grafito sobre papel.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje