Sus lágrimas ya no caen sobre mí

Selma se convierte en algo extrañísimo gracias al acto que realizó: la lluvia se abría a su paso, convirtiéndola en la primera persona de la ciudad que no necesita un paraguas. Grafito sobre papel.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje