Rapto de la Chancla de Horcapollo

Klodia se introduce a escondidas en la casa de Lavinia, preguntándose que habrá sido de la cantante de azotea que tanto le encanta. A la luz de la luna observa unas plácidas sandalias. Sus pies aprisionados en sus tacones de aguja le duelen mucho, así que casi sin pensarlo, toma las sandalias dejando ahí su atroz calzado. Grafito y punta de plata sobre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje