Picnic

Una salida a comer al campo siempre calma las ansiedades de los Gourmets. Tras el comelitón, el buen vino adormece esa hambre que nunca queda del todo saciada. La muñeca de la caja no para de bailar. El sol se pone. Grafito obre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje