La chinga chingona de traer los pelos morados

Ya voy para tres meses con el cabello morado. Decidí hacer un cambio para cerrar el año. Un año bastante movido que remató con mi primera exposicion individual en los Estados Unidos y además la publicación de mi primer libro, concebido y creado con mucho trabajo y sin divismos por Rafael Villegas y su servilleta. Todo esto se juntó con la posibilidad de radicar en la ciudad de Los Ángeles, ciudad donde ahora me encuentro y donde creí que me quedaría por una buena cantidad de años.

Las cosas se han movido. He pasado momentos de euforia, felicidad y orgullo por los frutos de años de trabajo. Y también por una tremenda presión que nace del sentimiento de no querer defraudar a quienes han puesto en mí su fe junto con sus recursos, esto mientras trato de mantenerme fiel a mí misma al tiempo que me debato con la típica crisis creativa que sigue a toda expo individual. Ahorita nada de lo que estoy haciendo me gusta. La añoranza, la melancolía por todo aquello que me contenía ha despertado desconocidas vetas de mi mundo interno.

Con mi típica testarudez he desoído voces que me aconsejaban no venir aquí, convencida que aquí esta mi lugar.

Regresé a Guadalajara a desmantelar mi casa, volví también para la FIL.

Ahora estoy en Los Ángeles. Todo esto lo he vivido con el cabello morado.

Para tener el pelo de este color pasé primero por la decoloración de rigor: el tinte no entra en un cabello oscuro: tiene que ser un lienzo en blanco -o en amarillo- como fue este el caso. La decoloración pica, se siente como si cientos de hormiguitas corrieran por tu cuero cabelludo. Cuando eres güera viene la aplicación del tinte morado seguido por largos minutos de espera que culminan en el lavado del pelo: el exceso de tinte sale y luego sales tan campante a la calle con el cabello de un morado profundísimo. Con las orejas y la nuca moradas eso sí, pero flamante.

Lo que nadie me explicó, -fue la primera vez que me pinté el pelo- era que en cada ocasión que me bañara mi pelo iba a chorrear pintura; me aterré al principio, pensando que emergería de la regadera con el pelo amarillo, sorprendida ante la tremenda cantidad de pigmento que corría por mis piernas. De como quedaron las toallas, sábanas y almohadas ni hablar. A la segunda retocada, acontecida unas dos semanas y medio más tarde y ante la inminencia de la presentación de Juan Peregrino en Bellas Artes, la experta me regaló una especie de tratamiento de chocolate: con esa pastita podría librar los días sin tener que usar el temido champú, destructor de los tintes de colores de fantasía. La usé.

Luego vine a Los Ángeles a arreglar detalles de la expo. El horror fue como dejé cada noche las toallas inmaculadas de nuestro cuarto de hotel, pues aunque usaba gorra para baño, un poquísimo de agua era lo que bastaba para que el tinte se me escurriera por la nuca y el salpicadero morado comenzara de nuevo. Al final de la breve visita esperaba que me cobraran un dineral por lo que arruiné, pero tuve tremenda suerte, no cobraron nada extra.

Eso sí, el nuevo look fue un éxito. Lo amaron mis coleccionistas, las autoridades del Consulado, los angelinos, las niñitas y las agentes aduanales.

Lo he retocado otras dos veces acá en Los Ángeles, donde además usan una especie de casco que expide calor. Creo que eso ha ayudado a que dure más el color y se chorrié menos. Un tinte de estos te dura a lo mucho unas tres semanas antes de que el pelo comience a verse de un feo amarillo mezclado con el color natural de las raíces.

Creo que si me hubieran explicado todo lo que implica tener un color de fantasía en el cabello no lo hubiera hecho. Ahora sé que no lo volvería a hacer. Por lo menos no en toda la cabeza.

Vivir todos estos cambios tan fuertes con una mata de cabello púrpura  en la cabeza ha sido muy simbólico. Ahora que las cosas están calmándose, he dejado al morado desvanecerse poco a poco, estoy segura que mi vuelta al mejor estado de creatividad vibrante coincidirá con el regreso del cabello castaño.

Y la vuelta a México.

Deja un comentario / Leave a reply

15 Comments

  1. Reply
    Verónica Nieva 24 December 2012

    Me pasó todo igual con lo de traer los pelos morados. Y lo peor que me pasó fue pensar que yo sola podía decolorar mi pelo. Claro que no logré el mismo tono de decoloración y ahora tengo las puntas moradas, la mitad naranja y las raíces negras. Y ando re contenta con esta vesión punk de mí misma…
    Dianita, te mando un fuerte abrazo hasta allá.

    • Reply
      Diana 25 December 2012

      ¡Oh! Vero qué valiente al tratar de decolorarte tú solita. Como mi experiencia al respecto era nula y no tenía idea de que había que ser güera al principio, pues fui con las expertas. Algo que me comentaron es que entre más virgen es tu pelo, más parejo decolora. ¡Se sigue privilegiando la virginidad hasta en el tema de los pelos! ¡Qué diablos!
      Te mando un abrazote, que viva la hermandad de los pelos punketos-morados-decolorados-multicolor y definitivamente no vírgenes :D

  2. Reply
    Verónica Nieva 25 December 2012

    También fui con las chicas pro, pero luego intenté el “retoque”, y no lo vuelvo a hacer.
    Abajo la virginidad… :)

  3. Reply
    eduardo 4 January 2013

    Hola

    pase por aqui y como me gusta mucho el cine vi lo de las frases de peliculas me late

    saludos
    desde DF :)

  4. Reply
    Daniella Lazzeri 21 January 2013

    Hola Diana!!! Soy Daniella Lazzeri, músico y pintora, aunque no sé si me recuerdes.
    Me gustaría mucho escribirte por correo electrónico varias cosas acerca de un proyecto pictórico no tan cercano, y sobre un encargo que quiero hacerte, porque amo tu trabajo. No me importa si tengo que pagar gastos de envío desde Los Angeles hasta acá. Y creo que la idea podría interesarte :) Porque yo he ido en sueños al Lado Equivocado de la ciudad (Lo supe cuando ví tus acuarelas, por), y tengo un amigo que vive ahí. Hasta me dijo el número de su casa!

  5. Reply
    Daniella Lazzeri 21 January 2013

    Hola Diana!!! Soy Daniella Lazzeri, músico y pintora, aunque no sé si me recuerdes, te escribí hace ya un rato.
    Me gustaría mucho escribirte por correo electrónico varias cosas acerca de un proyecto pictórico no tan cercano, pero que me gustaría compartirte, y aparte, sobre un encargo que quiero hacerte, porque amo tu trabajo desde que ví tu serie “Saskia en el subterráneo” en la galería del tren ligero. No me importa lo que tenga que pagar o si tengo que pagar gastos de envío desde Los Angeles hasta acá. Eso, claro, si tienes algo de tiempo. Y creo que la idea podría interesarte, :)
    Verás… he estado, en sueños, en el Lado Equivocado de la Ciudad (Si, lo supe cuando ví tus acuarelas, porque las calles eran así…), y tengo un amigo bastante curioso que vive ahí. Hasta me dijo en dónde! Y bueno, me gustaría muchísimo que plasmaras (a tu manera por supuesto) la escena de mi sueño, que te contaré por e-mail, si te interesa ok?
    Entonces, te dejo mi correo: daniellalazzeri@gmail.com
    Gracias!!!

    • Reply
      Diana 23 January 2013

      ¡Hola Daniela! Oye, voy a volver a Guadalajara, ¿Te parece si cuando ande por allá nos veamos y me cuentes bien a bien todo el sueño? Llego el jueves de la próxima semana en la tarde. ¡Saludotes!

      • Reply
        Daniella Lazzeri 10 February 2013

        :) No había leído tu respuesta! Todavía estás aquí en Guadalajara? Cómo nos ponemos de acuerdo para contarte el sueño?

  6. Reply
    Michelle 23 January 2013

    Desde hace dos años he venido siguiendo tu trabajo y en verdad me encanta, Diana, me tiene fascinada,es maravilloso: tus personajes y los mundos imaginarios que das a luz son simplemente hermosos y sumamente mágicos.
    En mi opinión, ese cabello morado augura creaciones llenas de locura C:
    Te deseo mucho éxito en toooodooo lo que venga este 2013, te mando toda mi buena vibra y un abrazote con mucho cariño y admiración.

    • Reply
      Diana 23 January 2013

      Michelle, muchísimas gracias por tus deseos :D Te cuento que el cabello morado va de salida: ahora lo traigo de un güero todo decolorado, a la espera de volverlo a teñir, ¿de qué color? Creo que negro ahora. Te mando un enorme abrazo y te comparto que en este 2013 vienen muchas sorpresas por aquí en la página. ¡Saludotes!

    • Reply
      Diana 4 February 2013

      ¡Gracias Michelle! :D

  7. Reply
    Daniella Lazzeri 10 February 2013

    Diana! :) No había leído tu respuesta, sigues aquí en Guadalajara?
    Cómo nos ponemos de acuerdo para contarte el sueño?

  8. Reply
    Ursula Fuschini 14 February 2013

    tuve un sueño ayer en el que me teñían el pelo de un color fucsia muy fuerte y que a mi me daban escalofríos por pensar de que mi color original no iba a volver o algo por el estilo y le recuerdo a¿haberle dicho a la peluquera que no me tiñera las raíces pero ella me dijo: “te va a quedar mas lindo si te cubro toda la cabeza con el tinte”
    así que me deje…
    recuerdo que me lo veía haciendo mas de grande
    y luego llegue a tu blog y leí sobre tu libro y mire tus pinturas y tus viajes. Tenes básicamente la vida que yo quiero tener de grande.
    y no me juzgues mal, pero yo creo en los mensajes del inconsciente y las señales… y definitivamente esta debe ser una. :)

    • Reply
      Diana 2 March 2013

      ¡Úrsula! Me encanta que me compartas tu sentir, voy a seguir posteando mis correrías aquí. El camino de la rayoneada no es fácil y hay que ser muy terco para seguir, pero es muy noble. ¿Desde dónde escribes? No dejes de visitar Guadalajara si vienes a México. Te mando muchos abrazos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *