Mariposas en conserva

Saskia fisgonea la cocina, hambrienta después de haber presenciado el horror de sus tías. Sabe que ella ha tenido la culpa también, se sabe confiada, les abrió la puerta sin preguntarles quiénes eran. Apenas hay nada en la despensa, todo se lo han comido las mujeres. No se ocupan bien de ella. Entonces las ve, las hileras de mariposas muertas, suspendidas en almíbar, dentro de decenas de botellas de cristal. Ahora sí, quizá por primera vez en su corta vida, Saskia se empieza a enojar. Acuarela y grafito sobre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje