Las habilidades meseriles del pasado distante

Creí que no sabía cocinar. Mis habilidades en en el encantador cuartito de mi casa donde habita la estufa no pasaban de calentar agua para las sopitas -exquisitas- de sobre y alguna carne marinada en harto jugo de limón. Pero hoy vinieron en mi auxilio las habilidades que aprendí cuando fuí mesera en la Hostería del Ángel. ¡Preparé rotolatas! cada una me quedaba mejor que la anterior. Y el sabor, oh sí el sabor, mucho mejor de lo que recordaba.

Considerablemente más complicadas que las sopas de sobre.

Casi me puedo casar.

Cuídense,

D.

Deja un comentario / Leave a reply

5 Comments

  1. Reply
    hlt 31 March 2010

    aaah la hosteria del ángel tan sabrosa… en cuál era? la original de ahi por el parque Alcalde o por el centro magno?

    ya me dio hambre otra vez

  2. Reply
    D 1 April 2010

    La Hostería del Ángel del centro de Zapopan…

  3. Reply
    Tania8a 5 April 2010

    hey yo quiero conocer y probar esas rotolatas. Nunca las había escuchado mencionar.

    Tania 8a

  4. Reply
    Tania8a 5 April 2010

    Yo quiero conocer y probar esas rotolatas, ¿me enseñas a hacerlas? si son de carne las inventaré vegetarianas… nunca las había escuchado mencionar antes.

    Tania 8a

  5. Reply
    D 6 April 2010

    Tania! Ya que regreses de la playa, los invito a una tarde rotolatesca vegetariana a la Mansión ;D

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *