La Tinta Chorreada

La semana pasada me ocurrió algo que temía desde hace tiempo: sin querer derramé tinta sobre un trabajo. Cuando dibujo, estoy constantemente girando la tabla en la que el papel está fijo. Esto implica mover el trastecito donde pongo la tinta, los botes donde está el agua, los pinceles y demás canuteros. Un reto para alguien con una sicomotricidad mediocre como yo. Y pues que de repente, con una languidez impresionante, sin ninguna violencia, veo como la tinta se desparrama en los trazos. Corrí por la cámara. Luego arreglé el desperfecto. Y quedó bien.

Deja un comentario / Leave a reply

2 Comments

  1. Reply
    Roberto 9 July 2011

    Hubo un tiempo en que me sedujo la acuarela y tinta china, vi muchos dibujos hechos con esas técnicas y quise lograr algo parecido, con esos colores brillantes y esas texturas muy particulares de la tinta diluida, en mi cabeza había una imagen pero mis manos sólo conseguían un desastre en el papel, se chorreaba la tinta por todos lados, incontrolable, así que un día decidí darle a cara y forma a todo ese escurridero y aunque no quedaba algo tan bueno como pudiera escucharse, era todo un placer, daba rienda suelta a mi subconsciente… quizá debería llevar a analizar esos dibujos y puedan darme una razón de mis desordenes psicológicos.

    • Reply
      Diana 10 July 2011

      Oh sí, creo que las técnicas que dejan poco lugar a la corrección o el arrepentimiento son mucho más reveladoras del estado emocional de quien las ejecuta, por lo menos en alguien con poca experiencia pueden ser una radiografía interesante :D Dejar correr la tinta sobre agua es algo liberador pero también angustiante para alguien con obsesíón por el control. Supongo que cada uno encontramos poco a poco los idiomas con los que nos sentimos más afines.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *