La muñeca en el bolsillo

La mustiosidad ataca de nuevo. Pues no sé porqué no le hice caso a toooodas las señales que me advertían en contra de tomar cierto rumbo hoy por la noche. No es verdad. Sí lo sé. Por compromiso caray. No lo vuelvo a hacer. Ví el espectáculo más grande de mustiez que jamás se me ha dado a ver en lo que va del añejo este. Y pues no puedo afirmar que me afectó horrorosamente, mas bien lo que ví me decepcionó. Diablos. No quería creer la evidencia. En fin. Mejor.

Recién recibó una lección en hombrología por parte de una chica de 20 años. Otra de no-se-qué-diablos-quiero por parte de un tipo de 30.

¡Estoy a punto de estrenar depa!

Saludos,

D.

Deja un comentario / Leave a reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *