La MAZa Geek

¡Qué bonito es ser geek y retuitearse!”

-Lizeis

Vimos a dos chicas suecas en una grabación que se proyectó en el auditorio Juan José Arreola del MAZ. Emma y Ana, las dos cabecitas sonrientes del vídeo: una con su cabello rubio, lacio y gafas de montura negra; la otra con su pelo castaño y corto, ambas de chispeantes ojos claros, dijeron en perfecto inglés que les parecía que la primera edición del Geek Girl Meet Up fuera del país escandinavo, o sea en Guadalajara México, era “very exotic”.

Luego de la proyección de las palabras de las dos chicas que organizaron el primer encuentro de este tipo en el mundo, la organizadora del evento en esta ciudad: Oyuki Matsumoto, nos explicó que, ante la abrumadora mayoría masculina en los eventos geeks, las suecas decidieron armar uno al que asistieran puras mujeres. Mujeres ávidas de compartir sus conocimientos en nuevas tecnologías, de estar más cerca las unas a las otras, de enriquecernos entre todas, de intercambiar experiencias y explorar nuevos caminos en este vasto universo que es el internet. El Geek Girl Meet Up México tiene varios meses cocinándose: se requería que nos registráramos en en el blog del evento, se nos animó a cooperar con alguna dinámica o algun apoyo en logística o en material, sobra decir que las chicas composteras: Lizeth, Tania y yo -geeks de rancio abolengo-nos apuntamos en fa al magno suceso.

Y dimos una ponencia. Lizeth se lució ante el resto de las chicas con su disertación sobre filosfía en la REDefinición del sujeto, Tania arengó a la salida del clóset geek, y yo hablé -qué raro- desde una perspectiva intimista, lo que ha significado mantener dos blogs.

El formato del evento era de una “unconference”. Ni idea de lo que eso quería decir. Pero resultó una forma de armar las actividades en el mismo lugar, no había nada fijo. Tomabas una hoja de papel del color del patio o foro donde te quisieras prensentar, apuntabas tu tema y lo pegabas en el programa que las organizadoras habían adherido a la pared. De este modo tomó estructura el encuentro geek.

Así mero se armó el evento. Foto: Lizeth Arámbula

En el patio Tania y Lizeth me hicieron notar que no traía mi pin de la composta; #fail para mí. Observé al resto de las chicas: mujeres glamorosas de pelo rosa, botas Dr. Martens y estolas tejidas, otras andaban por ahí caminando enfundadas en vestidos cortos de hermosa caída, gabardinas largas y suéteres elegantes, algunas otras con ropa de original corte, el cabello de todos los largos: no podía haber más diversidad, y sin embargo, todas lucían ñoñísimas.

Pensé que yo soy ellas.

Lizeth sacó libros de su mochila. Al sol de las 10 am brilló la tapa de su ejemplar de “Los Anormales” de Michel Foucault. Sobre dos mesas largas bajo una pequeña carpa había pan dulce, té, frutas y café. Las hambreadas geeks les hicimos los honores.

Una chica llamada Laura, peinada de colitas y fleco disparejo dió otra charla en la que varias programadoras dieron sus puntos de vista acerca del html-5: que si era mejor que el html a secas, que si los navegadores detectaban los sitios programados en uno u otro lenguaje, que si cual tutorial es mejor para aprender. No entendí nada. Al final, Laura animó a varias aventadísimas geeks a enseñar los calzones para fotografiarlas e iniciar el hashtag #campuspanty en twitter.

Lo cual nos lleva a que nos urgía tuitear. Cosa que nunca pudimos hacer a lo largo del evento. Una tortura y una completa paradoja: ¿cómo podía no haber wi-fi en un evento geek?. Pues no lo había. Así que los tuits se fueron acumulando en nuestras ñoñazas mentes hasta que por fin llegamos a nuestras casas por la noche.

Liliana y Paola fueron otras dos de las ilustrísimas geeks que pudimos conocer, las dos chicas hablaron acerca de los advergames: videojuegos que sirven para promocionar algún producto o marca. Ellas tienen su propia empresa de marketing digital bautizada como: Medio Tubo. Ellas son las mentes maestras detrás del hilarante juego: “El góber devoto” que hace poco tiempo tenía a todo mundo pegado a la página del diario Milenio. Pueden jugarlo aquí.

Moríamos de hambre y le entramos a unos riquísimos baguettes y papitas, seguidos de una plática en pleno patio impartida por Samara Guzmán y Oyuki Matsumoto. El tema: el trueque. Quedamos en abrir un blog en el que todas pondríamos nuestras habilidades para intercambiar bienes y servicios en una forma de economía que poco a poco va ganando adeptos en todo el globo. Para estas alturas, todas las hermanas geeks ayudamos a recoger las sillas y las cajas, terminando de ipsofacto. Luego nos fuimos a un bar a bebernos la chela de rigor y terminar de sellar el incio de amistades espero duren muchísimo.

En el mundo virtual cada día en apariencia estamos más cerca. El Geek Girl Meet Up es para establecer conexiones, conocer los rostros detrás de los twitts, mirarnos en el mundo real.

¡Que sea el primero de muchos!

Las ñoñas casi al completo. Foto: @Ninu_ni

¡Todas estamos aquí! Foto: Lizeth Arámbula

Deja un comentario / Leave a reply

6 Comments

  1. Reply

    […] Otros artículos sobre el evento […]

  2. Reply
    Irina Delgado 12 December 2010

    Chingón el encuentro.

    Sólo espero que se haga lo de las reuniones el jueves de cada mes.

    Saludos

  3. Reply
    Tania Ochoa 13 December 2010

    Buenísimo el encuentro Geek. Buenísimo el texto panadero. Buenísimo conocer Geeks nuevas.

    Tania Ochoa

  4. Reply
    Liloo 13 December 2010

    Me encantó el evento, Karen y yo pasamos en electrónico la lista de participantes, Twitters, mails y sitios web, la subiremos al blog o a FB, pero no se si ya se abrió el grupo.

    Saludos

  5. Reply
    leticia vazquez 21 December 2010

    Hola, estoy buscando el libro “El caparazón perdido” para el que hiciste el dibujo de la portada, vivo en la Ciudad de México y lo he estado buscando pero no lo he encontrado, puedo conseguir también que me lo compren en Guadalajara, estoy desesperada, me puedes ayudar?

    • Reply
      Diana 23 December 2010

      ¡¡Leticiaaa!! Oye, escríbeme a pandeperro@gmail.com, te paso los datos de la chica que lo editó con harto gusto, seguro que debe haber incluso algunos ejemplares en DF. O déjame tu mail y yo te escribo :D

      ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *