La cucarachita bebé

Leí por ahí que las crías de los animales en general son tan monas ( ojones, paso tembleque, pequeñez, encanto, etc. ) para neutralizar la agresividad de los adultos y mejorar sus posibilidades de superviviencia. Esto resultò ser muy cierto ayer cuando estando trabajando en un café de viejitos ( gente de verdad grande, ” de la cuarta edad “, como dice mi abuelo ) en el centro, un local de ésos que parecen pelìcula de Mauricio Garcés. El centro no solo se cae por el cuasi nulo mantenimiento, sino que también se cae de interesante, a pesar del desmadre, la suciedad y el caos. En las cuatro horas que pasé ahí oí mariachi, coros navideños y güiros. En eso estaba cuando una cucaracha se paseó por la mesa, tan campante como la hormiga en la canción del chorrito de Crí-Crí, la ventaja de esta desvergonzada cúcara es que medía dos milímetros ( ¡ un bebé ! ) y su caparazoncito tenía una motita de color naranja pálido: estaba francamente mona, así que la dejé pasar sin más.
Por otro lado no iba a asesinarla sobre una mesa donde mas tarde comería.
Hoy me enteré de que voy a hacer un cuadro de tres metros por uno cincuenta.

Deja un comentario / Leave a reply

One Comment

  1. Reply
    la otra voz 13 December 2008

    amiga que tal, que noticia¡¡¡ ese cuadro quedará chingón¡¡¡ por cierto me encanta el lado que ves la vida, aprendo mucho a tu lado, gracias por ser mi amiga¡¡¡¡ (y gracias por comprender, siempre mi lado mas malo… te quiero un chingo pinche Dianaaaaaaaaaaaaaa)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *