Inusual compasión sobre el puente de piedra

Un día, un niño sin paraguas llega al puesto de Selma. Una persona sin paraguas, en una ciudad en la que siempre llueve, es peor que andar desnudo, alguien así no deja de estar mojado nunca. A Selma se le parte el alma y trata de cubrir al niño con su propio paraguas. Grafito sobre papel.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje