Gordo y Suculento Amor

Ella no se dá cuenta de que quisiera comérselo, introducirlo dentro de su carne, hacerlo suyo, y que viva de su misma sangre. Uno solo. La perrita somos todos los que miramos la escena. Él no puede con ella, sus ansias nunca alcanzarán las de ella. Grafito sobre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje