Gordo y suculento amor

Pues sí. En mi próxima serie retrato a una vieja y obesa pareja que padece de un hambre terrible y crónica. Para quienes no lo sepan, la autora de este blog también dibuja, expone y vende sus monos.

El primer boceto del callejón

Una pareja de gordos, ejecutados en su mayoría en grafito sobre tela, comen, aman, se limpian los dientes, se van de picnic y escandalizan a su nietecita a lo largo de 12 piezas que ya verán, si se animan, en la Alianza Francesa. ¿Cuándo? el mes que entra, durante la última semana de abril.

Algunos de los cuadros de los gourmets, en mi estudio. No me disculpo por el mugrero. Es un chiquero hermoso.

No sé porqué empecé a dibujar a este par de personajes. No necesitas tener todo claro cuando empiezas un dibujo. Las cosas se despejan solas conforme avanzas, y las razones por las que escoges plasmar una forma en vez de otra se van develando en tanto transcurre el proceso. Los cierto es que uno siempre se está autoretratando, incluso cuando se recurre al fusil (no mientan, queridos ilustradores y/o pintor@s).  Pero rara vez de una manera frontal. Los reflejos que constituyen el trabajo son como los de esos laberintos de espejos que hasta hace poco encontrabas en las ferias de pueblo. Por ejemplo: a la señora que protagoniza -¿o antagoniza?- la serie le puse un lunar en la frente. Hace un mes más o menos, recordé que yo tengo un lunar en el mismo lugar. La coincidencia me sorprendió.

La obesidad ha sido retratada por los artistas en innumerables maneras a lo largo de la historia. Desde las figuras neolíticas como la Venus de Willendorf -una efigie femenina que representa la fertilidad- pasando por las sensuales -y absolutamente reales-  mujeres de Rubens, los perennes gordos de Botero o la celebérrima supervisora de la seguridad social de Lucien Freud, las formas rebosantes y orondas tienen un simbolismo tan personal como cada artista que ha elegido representarla.

La Venus de Willendorf, una oda a la fertilidad femenina

Sue Tilley, la supervisora de seguridad social, retratada por Lucien Freud

Sue Tilley, la supervisora de seguridad social, retratada por Lucien Freud

Las sensuales Tres Gracias de Pedro Pablo Rubens son todo menos etéreas

Las excusas que puedo dar a la obesidad y la vejez de mis nuevos personajes obedecen a aspectos de mi vida. No he retratado sus redondeces para denotar su sensualidad, su ingenuidad o su belleza. Son gordos porque están llenos de cosas y cargas viejas que deben soltar. Tal vez su gordura los hizo viejos. Por la misma fuerza de su edad ya no son fértiles en el sentido convencional del término. A lo mejor la vejez les hizo engordar a ese extremo. Lo cierto es que lo grotesco entró en mi trabajo. En una época en la que no podía ser de otra manera.

Cierro con un beso de mis viejitos, invitándol@s a que no se pierdan los Retratos de dos Gourmets.

Cuidado con ahogarlo, luego no te lo podrá devolver

Y no olviden sacar de paseo a su oscuridad.

Deja un comentario / Leave a reply

3 Comments

  1. Reply
    Gema 30 March 2010

    Wow! que buenas ideas tienes en mente y en tus dibujos, me gustó que explicaras tu concepto. Me encantaría estar en Guadalajara y poder ver tu exposición. Quisiera conocer a ese par. Felicidades por adelantado Diana!

  2. Reply
    caty 30 March 2010

    muy buena nota!! felicidades, y si me interesaria pasearme por hay para ver esas obras… haber si luego dejas los detalles por aqui… :-) saludos

    • Reply
      Diana 2 April 2010

      ¡Gracias por venir al Callejón y dejar un comentario! :D se agradece el gesto amable a este maravilloso blog de porquería

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *