En Silencio

Mirna decidió dejar su creación en los tejados, cortó su vestido aldededor de sus tobillos y bajó. Desde la calle el cielo era una miríada de cintas brillantes que ondulaban con la brisa. Se dió cuenta que estaría callada por un buen tiempo. Acuarela y grafito sobre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje