El último unicornio

¡Quédate donde estás, noble bestia!
Este mundo no es para tí.
Quédate en tu bosque y mantén
verdes tus árboles, protege a tus amigos
Y que tengas buena suerte, porque eres el último.

Tenía sólo siete años cuando la vi por primera vez. Y 23 años más tarde, por culpa de ella, llevo desde hace unos días un solo arete de plata en forma de unicornio pendiendo de mi oreja derecha. También tengo un dije de pewter con la misma forma. Podrían sacarse muchas conclusiones de esto: que si el cuerno espiralado de esta bestia fantástica es un símbolo fálico, que si nunca he crecido, que si me escapo de la realidad. Todo eso es basura. He revisado la génesis de mi amor por estos animales mitológicos. Y es la que les voy a contar.

Pasaron la película una noche. Mis padres me la grabaron en la fiel Betamax. La cinta, en dibujos animados –maravillosos-, narraba las desventuras de el último unicornio que quedaba en el mundo. Recuerdo la música, el intro, las rimas maniáticas de la mariposa que le hace saber a la unicornio que un terrible ser llamado El Toro Rojo empujó a todos los de su especie –menos a ella- hacia el oceáno. Y el viaje que ella emprende en búsqueda de sus congéneres. Un viaje que la lleva a darse de frente con algo aún más pavoroso que el infame bóvido del color de la sangre vieja: el amor. Parece un lugar común, pero el último unicornio se convierte en el único que sabe lo que es amar, y sentir remordimiento.

El poster promocional de la película, en la imagen, el infame Toro Rojo

"Soy el último unicornio que queda en el mundo"

No podía sino sentir una pena inmensa por la unicornio. Agotada en los caminos de los hombres, ninguno la reconoce por lo que es. Todos ven una yegua blanca. Intentan apresarla. Poseerla. De todos logra escapar. Menos de la bruja Mommy Fortuna y su Carnaval de Medianoche, quien a pesar de su mezquino corazón logra reconocerla a la vera del camino.

Mommy Fortuna usa trucos de quinta para lograr que la gente reconozca a la unicornio atrapada. “Es la única forma en que en estos tiempos alguien pueda reconocer a un verdadero unicornio”- le dice. Y es que todo el show de la bruja consiste en engaños. Embruja a sus tristes animales cautivos para que parezcan una quimera, una mantícora, un sátiro. La gente, embotada, queda completamente engañada. Y paga por ver.

Entonces entra en escena el incompetente mago Schmendrick. Él libera al unicornio no con su magia, sino robándole las llaves de la jaula al otro chalán, un pobre diablo llamado Rukh. Schmendrick está bajo una maldición: la de la inmortalidad. Sólo podrá envejecer y luego morir cuando se convierta en un mago de verdad.

Y así esta película, y el libro, el cual tuve la fortuna de comprar hace unos años en Seattle, trata sobre quiénes somos en la realidad, y quiénes pueden vernos en todas nuestras fortalezas y debilidades. Sobre la pobreza de la conformidad, sobre el valor de arriesgarse a dejar el autoengaño.

Ahora tengo 30 años, y aún no he visto un unicornio. Me pregunto si no me irá a pasar como a Molly Grue, la segunda acompañante del último unicornio en su búsqueda. La tercera persona capaz de reconocerla.  Me pregunto si no le diré, cuando lo vea, lo mismo que Molly: “¿Dónde estabas hace diez años, hace veinte años?, ¿Dónde estabas cuando yo era pura? Cuando yo era una de esas doncellas inocentes a las que siempre te acercas… ¿Cómo te atreves…?,¿Cómo te atreves a venir ahora?, ¡¿Cuándo soy esto?!”

Esta escena me partía el corazón de niña. Ahora, con mayor razón.

No dejen de ver “El último unicornio” la película salió en 1982. La produjo el estudio Rankin/Bass -si, los mismos que animaron series como Halcones Galácticos y Thundercats-  en la versión en inglés, las voces son de Mia Farrow, Jeff Bridges, Alan Arkin y Angela Lansbury. La música es de América. Pueden comprarla, con un poco de suerte, en Mixup.

Y tampoco se pierdan la novela, el autor es el fabuloso Peter S. Beagle. La encuentran en inglés en amazon.com. La casa editorial es Roc Trade.

Deja un comentario / Leave a reply

6 Comments

  1. Reply
    Marigno 8 April 2010

    El Callejón Magenta =R=, como se escribe en los respetables foros de opinión pública que delinean el Lado Equivocado de la Ciudad. ¡Salud!

    • Reply
      Diana 9 April 2010

      Estimado Dr. M,

      ¡Este callejón belga, verde, lobuno, ñoño, equivocado y lapicero le agradece su maligna visita! ¡Abrazos!

  2. Reply
    jorge 20 April 2010

    3 de unicornios 3

    el ex libris de Juan José Arreola era un dibujo de un unicornio.

    puedes encontrar un par de unicornios interesantes en los sobres de cuerdas de nylon, de la línea Ernesto Palla, de Ernie Ball [google images ;-].

    hay un cuento breve que dice cómo el padre del unicornio discutía con la madre. el meollo del asunto era a qué edad le dirían a su hijo que toda su existencia tan sólo era un mito :-p

    saludos.

    *.jpg

  3. Reply
    Cecy 30 November 2010

    Me encantó tu reflexión.
    Yo también vi la peli, mis padres me llevaron a verla al cine, yo tenía como 4 o 5 años.
    Ahora tantos años después de tantos años, también reconozco que me dejó muy marcada.
    Felicidades por escribir tus sentimientos.
    Gracias por hacerme recordar :D
    Cuídate .

  4. Reply
    Carlos 23 January 2011

    Cuando era un inocente niño vi esta pelicula, quede conmovido!! no entendia la historia ala perfección pero me desperto el valor y la fé sin darme cuenta. Ahora tengo 21 años. Acabo de volver a ver esta animación y me hizo llorar como no tienes idea!! Ahora qu ya la puede entender a la perfección, siento que me ha despertado mucho más que el amor! <3

    • Reply
      Diana 24 January 2011

      Peter S. Beagle se lució con esta historia del unicornio que buscando a sus congéneres aprende lo que es el arrepentimiento, ¡Qué triste! A veces me pregunto si no habría hecho bien quedándose en su bosque, pero luego me respondo que claro que no.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *