El honorable Dr. Dod O´Otho

Ni siquiera el Dr. O´Otho con su sapiencia pudo ayudar a Cordelia con su ausencia de piernas. Ella lo toma con filosofía. Puede que haya cosas peores, ella tiene confidentes con quienes compartir sus cuitas. Grafito y acuarela sobre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje