Curar Heridas de Guerra

Al despertar por la mañana en la fría calle descubrió algo más que un perro a su lado. Logra encontrar el camino a casa y encuentra a su padre doblado de aflicción por su ausencia. Anja toma su mano entre las suyas y le susurra al oído: “Papá, he traído un perro”. Acuarela y grafito sobre tela.

Contáctanos para recibir mayores informes acerca de esta pieza


Nombre

Email

Mensaje