Cuando Juan del Diablo se convirtió en lectura de excusado

Descubrí las primeras ediciones de Corazón Salvaje que hace un buen me prestó mi abuela paterna ( aquí entre nos, la ÚNICA persona de mi familia que ha cachado que lo que hago es una profesión, un trabajo, algo a lo que vale la pena dedicarle la vida, algo de lo que no me debo de desviar…que cosa que me esté acordando de eso en este preciso momento de crisis) en un estante en el cuarto de servicio, recordé aquellos meses de la secundaria en los que su tercera edición telenovelera tenía a medio mundo con el Jesús en la boca…johojHOJH incluso recuerdo haber leìdo una tira de Trino al respecto en la que un grupo de rateros ( en las ” Fábulas de Policías y Ladrones ” del diario
Siglo 21 ) están al pendiente de las peripecias de Juan del Diablo y Santa Mónica, el virgencito Renato D´Autremont y la cachondísima Aimeé. El año pasado Radio Red transmitió la radionovela los fines de semana de 11 a 12 de la noche y esa fué totalmente fiel al libro.
La semana pasada me enterè que no tengo el perfil de aspirante necesario para la nivelación en la carrera de artes visuales en la UdeG, lo que me falta son: cinco años comprobables de experiencia docente y 30 años cumplidos a febrero del año que entra ( aunque aún ser demasiado joven para algo es un pinchísimo consuelo, ya que…)
Creo que tengo que…empezar a dar clases de manera consistente. Ah, la expo del Tren se ha movido ( el mundo se ha movido ) hasta abril o mayo del año que entra y ahora estoy replanteando la ruta de navegación porque no encuentro la Cruz del Sur en este desconocido cielo estrellado y aunque ya tengo los brazos muy fuertes de tanto remar el aire apenas hincha mis velas.

Deja un comentario / Leave a reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *