Crónica de la Cita para Coleccionistas parte II en Diana Martín Gallery

 

Decidí que la fecha de mi cumpleaños sería especial. No especial de ir a algún lugar fuera de lo común, o de vacacionar; sino especial porque decidí fusionarla con trabajo, con compartir la obra nueva y también acoplar el inicio de un año nuevo en el que quiero que abunden los motivos para dibujar y que mi obra llegue a más y más personas.

La Diana Martin Gallery ya tiene un año y comienza a correr el segundo. El espacio alberga ya pura obra original (a diferencia de cuando empezamos, en ese entonces sólo teníamos reproducciones) estamos en otra sede: una casa nueva y luminosa con un jardín que poco a poco vamos llenando de árboles y plantas. El proyecto se mueve y crece como un ser vivo.

Arrancamos el Programa para coleccionistas, una iniciativa que desde Octubre del año pasado ha permitido que el proyecto sea viable financieramente, este proyecto va ganando adeptos poco a poco. Es un rumorcillo que lentamente va sonando más fuerte.

El día del evento nos encontró comprando los ingredientes para la cena, cocinando toda la tarde, yendo a recoger la obra enmarcada, montándola y ordenando los últimos detalles de la noche: detalles como el libro de visitas, tapar las obras nuevas con raso negro, colocar el atril de hierro forjado, pegar las cédulas para los cuadros, poner la música, ponernos guapos.

Al filo de las ocho comenzaron a llegar nuestros invitados, fluyeron naturalmente por la galería, desembocando en el jardín, -hacía una noche deliciosa, fresca- ahí charlamos, los puse al día sobre el proyecto, amaron la casa nueva, los árboles que hemos plantado: el olivo, el algarrobo. Faltando veinte minutos para las nueve los animé a pasar a la sala para hacer la presentación, lucían en sus manos sendas botellitas de Finlandia Frost, -bebida que generosamente nos patrocinó Tequila Herradura-, agradecí su presencia, a los amigos y familia que nos ayudaron a sacar adelante el evento. Expliqué de qué trataban los dos cuadros nuevos que me disponía a develar, les expliqué de dónde venía la inspiración que me llevó a dibujarlos. Luego los descubrí.

El público entonces pudo apreciarlos. Aquí les comparto algo más: así como hay personas que regatean sin pudor, hay otras que llegan a amar tanto mi trabajo y además a respetarlo a tal grado que con su trato me siguen enseñando cómo debo conducirme en este mundo del arte, tan repleto de gente ventajosa. Con cada evento gano más confianza en mis dibujos y me sigue pareciendo impactante cómo una obra que a tus ojos no te acabó de gustar encanta a la gente. La perspectiva de quien crea está muchas veces carcomida, -incluso en la gente más respetada en el arte- por cierta inseguridad.

Pero esa noche batí un récord de ventas que no había alcanzado nunca en mi carrera, rodeada de gente que estaba ahí porque lo deseaba y estaba disfrutando de la noche. Me trajeron un pastel precioso, algo que me recordó que efectivamente también era mi cumpleaños, y los regalitos.

Vinieron quienes debieron estar, no faltó ni sobró nadie.

Pero a todos ustedes que desean venir, los que se están enterando, los que llevan tiempo sin acudir, a quienes les gusta mi trabajo, les comparto que las puertas de esta casa/galería están siempre abiertas, y habrá más eventos, y más arte, mientras mis manos no dejen de hilvanar historias con líneas sobre el papel.

 

Deja un comentario / Leave a reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *