Centuriones en la FIL

Llegué a la FIL tres días tarde. Crucé la explanada apresudamente, más por mimetismo que por ir con el tiempo encima. Cuatro chicas me pidieron mi gafete de prensa a la entrada. Vestían camisas blancas y pantalones negros. Apoyados en sus antebrazos, portaban sendos bastones negro brillante, de esos que se ven amenazadores en los policías. En ellas lucían como accesorios. Las cuatro iban muy bien arregladas, peinadas y con chapetes, los ojos brillando entre las líneas dobles del delineador. Sonreían mucho, nerviosamente. Se intercambiaban miradas cómplices, como de amigas en tertulia de café. Las palabras bordadas en sus playeras, a la altura del corazòn, rezaban: “Centurión”. El vocablo me remitía a algo imponente, marcial, protector. A la época romana con su milicia implacable. Pero el cuarteto de centuriones femeninos de la entrada de la máxima fiesta de los libros en español no inspiran miedo alguno. Más bien dan ganas de preguntarles qué demonios hacen ahí.

La alegre puerta de entrada a la FIL

Una de ellas me escolta hasta el mostrador de prensa. Se queda junto a mì en lo que me entregan mi gafete. Me dice que se les han colado muchas personas sin pagar en los últimos días y que las han regañado mucho. Dice que no puede darme una entrevista porque tienen prohibido hablar con los medios de comunicación. Yo no deseo enterarme de los truculentos secretos de la seguridad de la FIL,  sòlo quiero saber cómo una chica de aspecto tan dulce, y ademanes tan suaves fué a dar con un trabajo de este tipo. Ella se sigue negando.

Las chicas de la seguridad chorchean alegres, la plática se veía muy buena

Frente a nosotras pasa una mujer joven, presurosa y encorvada sobre sus stilletos negros. Digo en voz alta que no sé en que estaba pensando la entaconada por venir a a FIL con semejante calzado. Sus pasos resuenan alejàndose mientras bajo la mirada y observo los zapatos de la centuriona: lleva los pies enfundados en calcetas oscuras dentro de unas gastadìsimas y agrietadas sandalias de plástico arrugadas por el uso. “Es que pasamos todo el día paradas. Es muy pesado”.

-“¿Les dan de comer?”-pregunto.

-“No, sólo nos permiten ir a desayunar. Salimos a las tres”

-“¿Les pagan la comida?”

-“No, la tenemos que pagar nosotras”

Me entregan por fin mi pase de prensa. Me despido de la sonriente centuriona. Ella vuelve a la puerta a saltitos, chancleando sobre el piso del vestíbulo. Ojalá no las vuelvan a regañar. Que el resto de la FIL les sea leve.

Deja un comentario / Leave a reply

6 Comments

  1. Reply
    paola 5 December 2010

    k criticon ehh jaja si es muy gastado esta hai paradoo los zapatos si si se gastan ps k se creen

  2. Reply
    ivan 5 December 2010

    jajaja k chistosoo pero segun yo se que las chicas van no por trabajo ni causar miedo jaja si no x hacer su servicio social jajaja

  3. Reply
    saRiiTA 6 December 2010

    La empresa centurión es lo peor que existe, nos explotan a mas no poder, ni siquiera agua natural les merecemos, nos dan una capacitación precaria y ya con eso creen que vamos a someter delincuentes y todavía nos cobran 800 pesos, cuando ellos cobran miles por nuestro trabajos, los disque comandantes unas personas de lo mas nacas e ignorantes se la pasan sentaditos bien agusto, mientras unos se la pasa parada todo el santo dia, haciendo su trabajo , compañeros de la escuela enrique diaz de leon no se dejen de estos rateros ya basta, si se quieren hacer mas millonarios, contraten gente, o que directa nadia quiere comparse otra hummer en base a nuestro esfuerzo????

  4. Reply
    ExCenturion2010 18 December 2010

    Lo peor una forma facil de hacer mi servicio pero la verdad me arrepiento, no se que se creen los de Centurion se sienten una empresa con muy buena reputacion, siendo que se ve que lois guardioas de seguridad ni la primaria terminaron con su forma particular al hablar!!
    Ademas la directora de la empresa q nos mado a decir que nos veiamos muy feos que nuestros pantalones estaban muy deslavados que nos querian ver con el pantalon absolutamente negro, acaso cree q todos tenemos el dinero para comprar pantalon en cada momento?, deberia ser mas caritativa y dejar de andar con un coche por cada dia de la semana!
    ademas de todas las amenazas de dia con dia que si nos iban a dar de baja! que nos reportaban que esto que el otro!!
    El mejor carma seria que les quitaran el trabajo, que nosotrs hacemos para enriquecer mas a los empresarios ese si es apoyo de sustentabilidad, pero para puros burgueses!!

  5. Reply
    mr. X 2 January 2011

    para sarita y excenturion 2010, para que se metian si sabian que hiban de seguridad no ha sentarse todo el dia, digo suena logico si nos dijieron van estar de seguridad, saabe osea ubiquensen. y pues para la otra investiguen antes de meterse en lo que segun ustedes es facil. es servisio social no servicio se caridad.

  6. Reply
    Centurion_mando 22 November 2012

    ex centurion si hay mucha y demaciada gente te puedo asegurar que un 99% del personal tiene los estudios minimos requeridos por la empresa y tu y todos los que escriben cosas negativas de la empresa , es por que no tubieron o tienen el perfil para laborar con las reglas de la empresa , estan acostumbrados a estar sentados y estar viendo gente y coches pasar y estar cabezeando , pues que pena por que en centurion no lo es asi y lastima de opiniones tan pobres de parte de ustedes por que si no soportaron estar ahi es por que simplemente no cumplieron con su trabajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *