Caricaturas retro trágicas parte II: La Ranita Demetán, el niño batracio jodido

“I´d kiss a frog even if there was no promise of a Prince Charming popping out. I love frogs.”

– Cameron Díaz

Seguimos con nuestra racha melancólica en el Callejón, esta vez el post está dedicado a otra magna obra trágica de los Estudios Tatsunoko -esta gente se propuso dejar a toda una generación traumada…Omedetou! lo lograron. La serie que recordé en esta ocasión es nada menos y nada más que La Ranita Demetán, serie producida en los setentas que llegó a nuestro país más de diez años después.

Demetán y su amiga Adelina, el estanque Arcoiris es su cristalino hogar

Demetán es un chico rana que habita el cristalino estanque Arcoriris. A diferencia de José Miel, él si tiene la fortuna de tener a sus papás, con quienes vive en un árbol. La tragedia de su vida consiste en que es paupérrimo y a sus padres no les alcanza para mandarlo a la escuela. El resultado es que Demetán es una especie de Nini, anda de vago por ahí tristeando y tocando su flautita. Se hace amigo de una ranita llamada Adelina quien es la hija del Gran Giotto, el ricachón del estanque. Ambos se la viven disfrutando de una amistad que luego se convierte en amor para el gran horror del padre de la chica, quien no puede imaginar a su querida niña emparejada con un pelagatos sin futuro.

El resultado es que el abusivo suegro de Demetány sus secuaces le hacen la vida de cuadritos, y a la lista de infortunios en la desigual vida del estanque (el fuerte se aprovecha del débil, hay injusticia y maltrato, las ilusiones no permanecen) se suma la crueldad de los animales que llegan a alimentarse de los batracios que lo habitan: los halcones y el pez gato son algunos de ellos. Recuerdo un capítulo en el que una tortuga moribunda le entrega sus huevos a Demetán para que los cuide, él acepta pero los huevitos son devorados por un animal, Demetán se apresura a rescatarlos pero el único que logra recuperar era una pelota de golf.

¿Cómo no llorar con esto?

A Demetán su pobreza nunca pareció haberle importado hasta que constituyó un obstáculo para su amor. Sufre al no sentirse digno de Adelina. Entonces un día se harta de autocompadecerse y sentir lástima de sí mismo, se arma de valor y defiende a los habitantes de su estanque de múltiples peligros, muchas veces salvando la vida ahora sí que por un pelo de rana calva. El resto de los habitantes del estanque se le unen, conmovidos por su esfuerzo.

Al final, al Gran Giotto se le ablanda un poco su corazón y acepta como yerno al pequeño batracio. El karma le paga a Demetán con una novia preciosa y quién sabe, tal vez haga del estanque Arcoiris un mejor lugar para vivir.

Les dejo el intro en español latino, feliz viaje por los recuerdos.

Deja un comentario / Leave a reply

3 Comments

  1. Reply
    hector 3 November 2013

    Sólo llamando a mi memoria, que claro podría estar muy atrofiada. Pero estaba casi seguro que esta/e joven ranita/o, no tenía madre y que de eso precisamente se trataba la serie, de la busqueda sin fin de una madre ausente.

    Como dije, puede ser que la memoria me falle.

  2. Reply
    Phabel 5 December 2014

    Creo que la historia que re cuerdas se parece mas a la de Remi. Y era un niño no un niño rana. Saludos.

    • Reply
      Diana 18 December 2014

      Hola Phabel, me recuerdo bastante bien las desgracias de Demetán y también las de Remi. Ambas series pertenecen a esa oleada setentera de animes trágicos que nos marcaron a quienes nacimos a finales de los setenta y principios de los ochenta.
      Para mi sí es un niño rana :D
      Saludos de vuelta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *