Apropiarse de los mitos

El genial Mog, de Final Fantasy VI...¿alguno de ustedes consiguió todos sus bailes?

El genial Mog, de Final Fantasy VI...¿alguno de ustedes consiguió todos sus bailes?

El año: 1996. Cursaba la preparatoria mientras los fines de semana aprendía a dibujar cómics con un grupito de ñoños en una cochera tan apestosa como interesante. Yo era la única chica sentada en un sillón percudido repleto de manchas de procedencia dudosa. Hojeaba mis primeros mangas sin entender ni medio kanji (ahora puedo leer unos cien). Por esas fechas me obsesionaba Final Fantasy VI (el mejor juego de esas series, según mi opinión) un juego de rol para el SNES que, como todos los de este género, contaba una historia, una historia que a mí me tenía completamente atrapada, el arte de su instructivo era exquisito, el ilustrador, nada menos que el genial Yoshitaka Amano. Amé profundamente a varios de los personajes, al punto que no quedé conforme con el final que desfiló ante mis ojos tras partirle la madre a uno de los villanos más memorables de la historia de los videojuegos: Kekfa Palazzo.

El juego terminó, pero yo quería más, más sobre esa saga que, para mí, había quedado cortada en seco. Imaginaba las ramificaciones y las historias que podían surgir del antes y después de tantos personajes. Pero nunca las escribí. Lo que en ese momento no sabía, es que lo que se me ocurría ya lo estaban llevando a cabo miles de personas en el mundo desde hace décadas. Y no sólo ideando acerca del genial elenco de Final Fantasy VI, sino de todas las historias provenientes de los más diversos géneros, desde series de TV, pasando por cómics y novelas clásicas que los y las habían cautivado por alguna razón a lo largo de sus vidas.

Estas historias, basadas en universos creados por otros autores, conforman un fenómeno que en la cultura popular se conoce como fanfiction, un término en inglés que quiere decir “ficción de fans”, y es que es precisamente eso: la ficción que los fans crean, apropiándose de los mitos contemporáneos (de cualquier tipo) para reinterpretarlos, llevándolos por donde les hubiera gustado que fueran, dándoles otro final, ahondando en situaciones que nunca ocurrieron o describiendo con mayor detalle sucesos que sólo se leyeron entre líneas; las posibilidades son tantas como la inventiva (y la ñoñez) de quien escribe.

Que otro autor escriba una continuación de una obra consagrada por alguien más no es algo nuevo, y los ejemplos en la historia de la literatura abundan: desde secuelas no autorizadas de Don Quijote de La Mancha en el siglo XVII, pasando por las imitaciones de Las Mil y una Noches que se escribieron y publicaron en Francia después que esta obra se diera a conocer allá.

El fanfiction moderno comienza en el siglo XX cuando se publican varias parodias y revisiones de Alicia en el País de las Maravillas y versiones de las historias de Sherlock Holmes escritas por fans.

En los años veintes y treintas, admiradores de Jane Austen escribieron y publicaron historias basándose en sus personajes, estos relatos salieron a la luz en fanzines (publicaciones no profesionales hechas por y para fans de algún tema en particular).

Sin embargo, el advenimiento del fanfiction y su popularización como una expresión masiva de la interacción de los fans entre ellos y con una obra en particular, llegó a través de los fanzines que los fanáticos de Star Trek comenzaron a publicar desde finales de los sesentas. El primer fanfiction en el sentido moderno del término, como una historia escrita sin ningún fin de lucro y por pura diversión y placer de hacerlo, salió publicado en 1967, en Spockanalia: el primer fanzine de Star Trek.

Spockanalia2
La portada del primer fanzine Spockanalia. Fué publicado en 1967

Con la llegada de internet, la popularidad del fanfiction se ha disparado, lo que antes sólo encontrabas en los fanzines y las convenciones de cómics ahora está a un par de clics de distancia. En 1998, el programador angelino  Xing Li fundó el sitio Fanfiction.net, el más grande archivo de fanfiction en toda la red con más de dos millones de usuarios y 50,000 historias en 30 idiomas.

El mejor fanfiction es aquel que logra atrapar la esencia de los personajes y la trama, y al lograrlo se lee casi como el material en el que está basado. El material abunda, sin embargo, el fanfiction malo es lo más común, y si quieren empezar a leer obras de este tipo les recomiendo paciencia. Hay verdaderas joyas entre los cientos y cientos de relatos disponibles, yo he llegado a leer fanfiction basado en novelas de Anne Rice que es mil veces mejores que el material original (supongo que por esta razón la autora demandó a los fans que escribían, al contrario de J.K.Rowling, quien ha declarado sentirse honrada por el andanal de fanfiction que su obra ha inspirado).

Hay varias recomendaciones que les puedo hacer para encontrar buen fanfiction: la primera es que usen su sentido común. En los sitios que albergan este material (al final del post les dejo varios vínculos) por lo general te dicen cuantos comentarios (reviews) tiene cada historia. No es una garantía, pero dales oportunidad a aquellos con más de 30 comentarios. Si encuentras alguno con más de 100 (los hay, oh si), es casi seguro que la historia estará buena. La segunda es que busques comunidades temáticas, en éstas se agrupan autores que se editan entre ellos y se critican, encuentra una que trate la obra que te interesa desde la perspectiva que buscas. Por lo general existe un listado de comunidades en los sitios de fanfiction.

Otro pequeño detalle es que los mejores autores escriben en inglés. Ni modo. Incluso los que tienen como lengua materna al español, ¿la razón? Llegan a un mayor número de lectores. ¿Lo bueno? Practicarán su inglés.

Así que ya saben, tanto si quieren leer cómo Mulder y Scully de X-Files resuelven la tensión sexual entre ellos, o si nunca les convenció que Harry Potter terminara emparejándose con Ginny Weasley, o si pensaban que era imposible que Faye Valentine y Spike Spiegel convivieran en el Bebop sin atraerse, encontrarán lo que buscan, no hay posibilidad que no se esté explorando en el mundo del fanfiction, incluso las más orates.

Ahora que si son puristas, pues ni le busquen porque quedarán francamente escandalizados.

Pero yo sí encontré lo que buscaba, Final Fantasy VI sigue tan vivo en la mente y las plumas de los fans como hace más de diez años. Y sí, soy fan del buen fanfiction.

Aquí algunos links, chéquenlos:

http://www.fanfiction.net/

http://www.fanfic.es/

http://www.adultfanfiction.net/

http://www.mundofanfiction.es/inicio/

http://www.tc.umn.edu/~pres0049/VC.htm

http://www.twilighted.net/

http://trekfanfiction.net/

http://www.harrypotterfanfiction.com/

http://www.coffee-and-chocolate.com/category/ships/remus-lupinsirius-black/

Deja un comentario / Leave a reply

6 Comments

  1. Reply
    Gema 10 February 2010

    Gracias por compartir tus aficiones! te pude imaginar sentada con ese grupo de ñoños, dibujando y metidos en las fantasías de los videojuegos.

  2. Reply
    Carolina López 11 February 2010

    Yo tambien, soy fan del Fanfiction. Por lo tanto, soy fan de Pandeperro.

  3. Reply
    Robotania 11 February 2010

    Me voy directo a leer: Mulder y Scully de X-Files resuelven la tensión sexual entre ellos.

    Muy buen post para la inauguración, ahora falta el festejo en el mundo real.

  4. Reply
    Dan Martin 12 February 2010

    Prrrrr olvidé lo bueno que son los fanfictions a veces. ¡Felicidades por el blog! :) Quedó chido. Que por cierto, recuerdo muy bien esa cochera pitera y a Yako… ¡qué feo era!

  5. Reply
    Manyu 1 March 2010

    Ah… Eso explica mucho de tu trazo.

    Nice.

    • Reply
      Diana 1 March 2010

      Explica algo tal vez. Pero no todo. ¡Gracias por la visita!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *