Klodia Columbario

Tejido Cicatrizal

Klodia finalmente recibe a un paciente, pero estando aún muy distraída por la angustia de la flor, no repara en que este hombre vino hace muy recientemente y, yendo en contra de una de las primeras leyes de las emociontomías, que dice que debe pasar una considerable cantidad de tiempo entre una y otra, le abre el pecho sólo para darse cuenta de que sin querer le ha provocado la muerte. Klodia llora, dándose cuenta de que ese paciente había venido a morir en sus manos. Igual que la flor. Grafito sobre papel.

Ventanas en la Noche, banquete para una vouyerista tuerta

Klodia ama observar el mundo desde su cuarto piso, arma su telescopio y mira la vida de los otros. Tal vez pueda ver los momentos en que sus corazones se atribulan, para luego ser desahogados por ella y su maravilloso escalpelo. Tinta y acuarela sobre papel.

Mortaja para dos

Totalmente obsesionada con la flor, Klodia ha dejado de lado a sus pacientes. Al grado que no se sabe quién luce más moribunda: Klodia o la flor. Más y más gente de corazones atribulados hacen fila a la puerta de su consultorio, esperando a que la Vacia-Corazones sea capaz de blandir su escalpelo de nuevo. Grafito sobre papel.

La ilusión no vive de alcoholes

Klodia lo ha intentado todo para salvar a la flor. Pero no tiene un corazón que ella pueda vaciar, no habla, no hay comunicación que la Vacia-corazones pueda emplear para saber cómo ayudarla. Está más allá de todo su conocimiento. En medio de la desesperación, Klodia se la lleva al bar más cercano, esperando que su sangre pueda ser revitalizada con una copa. Grafito y prismacolor sobre papel.

Todos los Hijos de Dios tienen Paraguas

Klodia espera su turno para cruzar la calle. En El Lado Equivocado de la Ciudad siempre llueve, así que todos tienen paraguas, hasta los gatos. Tinta y acuarela sobre papel.

Bella y Abandonada Durmiente

Klodia no puede evitar recoger la flor del piso, tampoco puede evitar besarla. Hubiera sido aplastada por tantos pies indiferentes. Grafito sobre papel.

Serendipitia

Un día, Klodia se encuentra una flor moribunda en la calle. Tinta y acuarela sobre papel.

Sanadora

Klodia desarrolló la técnica de extracción de emociones para emplearlo en sí misma. Desgraciadamente no puede hacerse una ella sola.  Así que la usa para aliviar a los demás. Es una verdadera cirugía. Con escalpelos y todo, Klodia sabe dónde cortar, pues conoce el corazón humano a la perfección. Tinta y acuarela sobre papel.

Deje su corazón en el 4to. Piso

Klodia tiene su oficina en un cuarto piso. Ahí recibe a sus pacientes deseosos de liberarse de sus emociones no resueltas. Las emociontomías tienen gran demanda.

Klodia Columbario

Klodia es más que una buena escucha. Es una extirpadora de emociones. Ciega de un ojo. Gajes del oficio. Carbón y pastel sobre papel.

Abrazando la Propia Mortalidad

Klodia Columbario no tiene problemas con La Calaca. A ella no le angustia saber que un día la fiesta terminará. Grafito y acuarela sobre tela.