Errut Trastabire

3 am, estás de más

Antes de decidir ir al Gran Mar, Errut considera todo lo que sobra en su vida. Le falta tiempo para saberlo. Pero no le sobra para decidir. Grafito sobre papel.

Playa del Olvido, Mar del Inconsciente

Errut llega al Gran Mar, tira sus guantes y su caja negra. Lo que más desea es sentir la arena y el agua. Un reflejo diferente. Tinta sobre papel.

Descenso

Errut desciende hasta el Gran Mar, el dragón susurrándole la dirección al oído. Lo único que le quedó fué su caja negra. Acuarela y tinta sobre papel.

Cómetelo, Llévatelo

Errut se lleva al dragón blanco a casa, donde le dá de comer todo su equipo de boleadora de zapatos. El dragón casi se atraganta pero se lo come. Ahora Errut ya no tiene cómo ganarse la vida en esa ciudad, no le queda mas que irse. Tinta y acuarela sobre papel.

Momentum

Vagabundeando por un barrio desconocido, Errut se topa con un pequeño dragón blanco que parece hambriento. Él promete decirle cómo llegar al Gran Mar, si le dá algo valioso de comer. Tinta y acuarela sobre papel.

Intermedio

Errut se sube al metro, esperando toparse con alguien quien le pueda decir por dónde queda el Gran Mar. Tinta y acuarela sobre papel.

Con la cabeza en el Cielo y los pies en la Tierra

Errut intenta acordarse en vano de la última vez que bolear zapatos la hizo feliz. O cómo fué que terminó mirándose en los zapatos brillantes de tanta gente todos los días. Grafito sobre papel.

Ella vino de la Ciudad

Errut vino de otra ciudad, pero ya no recuerda de cuál. Ni tampoco porqué se mudó. Carbón y pastel sobre papel.

Sinfonías de Destino

Errut se da cuenta un buen día que está un poco harta de bolear zapatos. Ha oído rumores del Gran Mar. Pero no sabe si podrá alcanzarlo. Grafito sobre papel.

Faro enceguecedor, camino angosto

Errut Trastabire es una boleadora de zapatos, una profesional. De clase mundial. Trabaja en una ciudad ruidosa y llena de gente con zapatos muy sucios. Aquí intenta volver a casa en medio de un tráfico terrible. Grafito sobre papel.